Coca Cola desplaza a artesanos tejedores de palma de la Mixteca en la Guelaguetza

Salvador Flores Durán
Oaxaca.- Mientras los artesanos tejedores de palma del municipio mixteco de San Mateo Sosola, sufren la caída de sus ventas y el nulo apoyo del gobierno del estado, la empresa refresquera Coca Cola los desplazó desde el año 2002, cuando las autoridades negaron a los artesanos la venta de sus sombreros y productos de palma en las fiestas de la Guelaguetza, cuando la embotelladora se convirtió en concesionario de la fiesta, denunció la reconocida tejedora de palma Lucina Chávez Mayoral.
En entrevista, explicó que aprendió a tejer la palma desde que “estaba en el vientre de mi madre” y que toda su familia se dedica a este trabajo.
San Jerónimo Sosola es un municipio mixteco con muy pocos habitantes, de los cuales unas 270 familias se dedican al tejido de la palma, principalmente las mujeres, mientras que los hombres se dedican a la albañilería, explicó Chávez Mayoral.
Anteriormente el municipio se denominaba Tezololano Zozolla, compuesto de Zozoltipec: “Cosa muy vieja o antigua” y de Lail variante de Tlan: “Junto a o entre”, significa: “Entre las cosas muy viejas o muy antiguas”, aunque se desconoce la etimología exacta, pero se cree que en tiempos prehispánicos hubo un reinado en la región Sosola.
San Jerónimo Sosola tiene la categoría del municipio libre desde antes de 1740, y los historiadores creen que fue el primer reinado de origen mixteco, y durante la conquista de los aztecas levantaron murallas con piedra y lodo, y así el Rey Sosoloc libró a su pueblo de agresiones de los conquistadores aztecas, e incluso se cuenta que se rebelaron contra los españoles.
Coca Cola desplaza a artesanos tejedores de palma de la Mixteca en la Guelaguetza (9)Las hábiles manos de la mujer fabrican sombreros, tenates, sopladores, miniaturas, accesorios, bolsas y arreglos para 15 años, bodas, pero debido a la caída de las ventas la artesana dice que prefieren trabajar por encargos porque no venden a los revendedores mayoristas porque pagan muy poco.
Dijo que los artesanos del pueblo se han organizado y realizan su feria los días 21 de septiembre de cada año, mientras que las piezas que realizan son compradas a muy bajos costos. Las miniaturas, figuras como angelitos, de menos de cinco centímetros, cuestan entre 60 a 100 pesos pero su elaboración se lleva al menos cuatro horas.
Explicó que prácticamente ya no se dedican a la elaboración de sombreros de palma debido a que los pagan muy mal, además de que muchos fabrican sombreros de plástico y materiales sintéticos.
Chávez Mayoral indicó que en este año apenas han podido acudir a tres exposiciones de artesanías, porque “el gobierno nunca ha volteado a ver a los artesanos, y ha tenido en el abandono a la región Mixteca, cada vez hay menos apoyo para los tejedores de palma”.
Coca Cola desplaza a artesanos tejedores de palma de la Mixteca en la Guelaguetza (6)Explicó que anteriormente vendía muy bien en la temporada de Guelaguetza, debido a que les permitían exponer y vender sus productos en el Cerro del Fortín y en el Auditorio Guelaguetza, pero a partir del año 2002, las autoridades decidieron concesionar a la empresa Coca Cola la venta de refrescos y como parte de su publicidad promocional, la refresquera regala sombreros de palma a los asistentes, los cuales no son comprados a los artesanos oaxaqueños.
Esta situación repercutió gravemente en contra de la economía de cientos de familias artesanas dedicadas al tejido de la palma, “antes vendíamos muy bien los petates grandes, los chicos, sombreros, sopladores. Las familias compraban los petates tipo tapetes y los usaban para sentarse a comer en los alrededores del cerro del Fortín”.
Dijo que actualmente solamente el Museo Textil se ha preocupado por apoyarlos con estos tianguis artesanales y los invitó a una Expo artesanal que se realizó en el Museo de Culturas Populares en la Ciudad de México.
Otro problema que enfrentan, dijo, es que a partir del 2015 la palma empezó a sustituirse con plástico y materiales sintéticos, porque resulta más barato en la elaboración de bolsas y tenates, pero requiere el mismo tiempo de trabajo que la palma natural, “la gente lo prefiere porque dura más y se puede lavar, aunque contamina más porque lo tiran como basura cuando ya no sirve, mientras que la palma es natural”.
Explicó que con un grupo de tejedoras están impulsando regresar al tejido de la palma natural aunque continúan usando materiales sintéticos porque son los que más se venden, y mientras un kilogramo de material sintético cuesta 90 pesos para elaborar unas seis bolsas, el de palma natural cuesta de 100 a 120 pesos, pero alcanza para más productos.
Otro problema que se genera con esto es que municipios que vivían de la venta de la palma a las artesanas han dejado de tener ingresos. La palma la compraban a pobladores de Yutanduchi de Guerrero, San Mateo Sindihui, Santa María Adeques, Santa María Tinú, lugares donde también se dedicaban al tejido de la palma.
Señaló que actualmente solo tres o cuatro municipios dela región se dedican al tejido de la palma cuando antes toda la región de la Mixteca se dedicaba a esta actividad, todo ello debido a la caída de las ventas gracias a la entrada de material sintético.
Los sombreros de palma natural cuestan unos 50 pesos, mientras que los de plástico cuestan 25. Explicó que también han dejado de vender por grandes cantidades a los comerciantes de la Central de Abasto de la capital, debido a que son una mafia que paga muy poco, en plazos y a crédito, “no pagan el precio justo de nuestro trabajo”.
Dijo que desde hace muchos años, los artesanos han pedido al gobierno del estado crear un mercado especializado para las artesanías de todo tipo que se realizan en Oaxaca pero hasta ahora ha sido nulo el apoyo de las autoridades, por lo que muchas familias de artesanos optan por dedicarse a otras actividades.Coca Cola desplaza a artesanos tejedores de palma de la Mixteca en la Guelaguetza (11)

Related posts

*

*

4 × five =

Top