Fractura y crisis en el Tribunal Electoral

Tribunal presentará controversia para que la Corte defina quién es el presidente

La crisis que desde hace meses se vive en la cúpula del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se desbordó ayer, en medio del proceso de calificación de la elección de junio pasado.

En un hecho sorpresivo e inédito, cinco de las siete magistradas y magistrados de la Sala Superior removieron a su presidente, José Luis Vargas, y en su lugar nombraron al magistrado Reyes Rodríguez.

Durante sesión extraordinaria, en la que no estuvo presente Vargas ni la magistrada Mónica Soto, se acusó al presidente del TEPJF de incurrir en “actos censurables” e incumplir su obligación.

La magistrada Janine Otálora Malassis y los magistrados Felipe de la Mata, Felipe Fuentes, Indalfer Infante y Reyes Rodríguez Mondragón resumieron una serie de actos imputados a Vargas, entre ellos la investigación que tiene por lavado de dinero.

Más tarde, en un mensaje a medios, Vargas dijo en su defensa que la sesión donde se le removió de la presidencia del TEPJF “es nula”.

Señaló que la única forma de removerlo es que él mismo renuncie, pero no tiene la intención de ello.

“Los albazos no son la forma como en una democracia constitucional se solventan las diferencias”, señaló.

Igualmente, acusó a la magistrada Malassis de ejercicio ilícito de funciones por asumirse como presidenta del TEPJF, y por convocar a la sesión extraordinaria donde se avaló la designación de Rodríguez Mondragón.

La historia de este hecho, el cual no tiene precedentes en la historia del TEPJF, data de meses atrás e incluye diversos desencuentros de Vargas con sus pares, como el ocurrido la semana pasada, cuando dijo que él no vota en “manada”.

Ayer, inesperadamente, al inicio de la misma, el magistrado Felipe de la Mata pidió revisar las funciones del presidente del TEPJF.

La propuesta fue avalada por Malassis, Fuentes, Infante y Rodríguez. Pero la petición no prosperó en ese momento por la oposición de la magistrada Soto y el propio Vargas.

Este último suspendió la sesión, inesperadamente, tras señalar que no había fundamento legal para votar el tema solicitado.

“El funcionamiento del tribunal está garantizado”, señaló y recordó que la “mayoría organizada” que le pide ahora cuentas es la misma que lo eligió como presidente del TEPJF

Recordó que la renuncia es la única forma de sacarlo de la presidencia, pero advirtió: “No es mi intención renunciar”.

Tras la suspensión de la sesión ordenada por Vargas, los magistrados De la Mata, Fuentes, Infante, Malassis y Reyes firmaron una carta solicitando reanudar la sesión, la cual no tuvo respuesta.

Malassis alegó una “ausencia injustificada” de Vargas y convocó a reanudar la sesión y, asumiéndose ya como presidenta del TEPJF, por ministerio de ley, convocó a los integrantes del pleno a la sesión pública.

Esta se llevó a cabo, aunque no se transmitió por el canal judicial, sino por una plataforma distinta, y en ella, por unanimidad de los cinco magistrados presentes, avaló la remoción de Vargas.

En tanto, Ricardo Monreal dijo que el Senado y la Corte deben intervenir en este caso para evitar “una crisis de constitucionalidad”.

Por la noche el TEPJF anunció que presentará una controversia para que la Corte resuelva quién es el presidente del órgano electoral.

*

*

2 × 5 =

Top