“Oaxaca, la certeza del mañana”, de Francisco Ángel Villarreal

Carteles Editores presentó el libro: “Oaxaca la certeza del mañana” de Francisco Ángel Villarreal

Participaron como comentaristas Raúl Castellanos Hernández y José Antonio Hernández Fraguas; así como Claudio Sánchez Islas, por parte de la editorial

Oaxaca de Juárez, Oax., 8 de enero de 2022.-  Como parte de la Colección Voces de la Transición 2022, Carteles Editores presentó el libro “Oaxaca la certeza del mañana”, de la autoría de Francisco Ángel Villarreal (Paco Villarreal), quien expone la evolución social, económica y política de las últimas décadas en la entidad, sus fortalezas y una propuesta de 125 acciones para transformar el desarrollo social, educativo, económico y político, en armonía con la naturaleza y la vocación productiva de nuestras regiones y polos de desarrollo con bienestar.

    Reunidos este sábado en el foro de la Proveedora Gráfica de Oaxaca, participaron como comentaristas Raúl Castellanos Hernández y José Antonio Hernández Fraguas; así como Claudio Sánchez Islas, por parte de la editorial y como moderadora la historiadora María Concepción Villalobos López.

    En presencia de académicos, actores sociales, representantes de instituciones educativas, investigadores, periodistas, y distinguidas personalidades de la sociedad, en la presentación del texto se detalló que la renovación sexenal del Poder Ejecutivo del Gobierno del Estado se ha convertido en una oportunidad para profundizar sobre la situación actual de Oaxaca. 

    En el prólogo del libro “Oaxaca la certeza del mañana”, de 124 páginas, Francisco Ángel Villarreal, con más de 37 años en el servicio público y en el quehacer político, conocedor de los 570 municipios y localidades de la entidad, señala que es tiempo de pensar en el futuro de más de cuatro millones de oaxaqueñas y oaxaqueños.

    A través de seis capítulos aborda y documenta los temas: Punto de partida, Encarar el futuro con nuestras fortalezas, Educación para el desarrollo sostenible, La visión de futuro, Acciones por Oaxaca y Trabajar unidos por Oaxaca. 

    La Colección Voces de la Transición, de Carteles Editores, reúne desde el 2004 en libros colectivos, una variedad de opiniones donde el lector puede encontrar información, análisis, memoria y voluntad escritas con propiedad, pasión, conocimientos profundos y aún con elegancia. 

Leamos cómo lo presenta el autor Francisco Villarreal:

PRÓLOGO.

Oaxaca vive en una paradoja constante. Tiene que decidir desde hace tiempo entre la modernidad y la tradición o bien cómo mantener su tradición, su riqueza cultural milenaria con la necesaria modernización de su economía, su política y su sociedad. No ha sido una tarea sencilla. Nunca lo ha sido y vivimos encerrados en esa jaula que no nos deja dar pasos hacia adelante. Por ello, es tiempo de apostar por la unión de ambos propósitos: hermanar la modernización con la tradición cultural de nuestros pueblos originarios, se puede si tenemos claro que el futuro de nuestro estado solamente depende de lo que hagamos nosotros.

Los tiempos que corren se caracterizan por su dinamismo, una realidad que cambia cada minuto, la tecnología nos envuelve, la coyuntura nos gana, no nos queda tiempo para pensar.

A lo largo de más de 37 años en el servicio público en la tierra que me vio nacer y, donde con mi esposa he formado una familia oaxaqueña orgullosa de sus raíces, he tenido valiosas experiencias de vida. En diferentes encomiendas y responsabilidades, he tenido la suerte de recorrer y trabajar en todas las regiones, distritos, comunidades y localidades de nuestro estado. En distintos espacios y lugares, al conversar e intercambiar ideas con mis paisanas y paisanos, surge siempre un conjunto de preguntas que se pueden sintetizar en la siguiente interrogante: ¿cómo afrontar y dar solución a los retos y problemas actuales que enfrenta la sociedad oaxaqueña? Este cuestionamiento plantea siempre dilemas, provoca reflexiones y múltiples interpretaciones, en función de las perspectivas, ideas y posiciones de cada persona, todas ellas tan importantes como valiosas y respetadas plenamente. Sin embargo, toca temas de fondo, que en Oaxaca ahora requieren respuestas para comprender mejor nuestro pasado, el presente y nuestra andadura hacia el porvenir.

Este texto busca eso: abrir un espacio para pensar en Oaxaca, por Oaxaca y para Oaxaca. Es tiempo de pensar en su futuro, en el futuro de más de 4 millones de oaxaqueñas y oaxaqueños que aquilatamos sus sierras, sus valles, sus costas, la feracidad de su naturaleza, la riqueza de sus pueblos, sus ríos, la ventaja —hasta ahora inexplotada— que la geografía le dio para ubicarse en el concierto del desarrollo nacional.

Son tiempos de unidad. La confrontación no lleva al mejor puerto, es más, no lleva a ningún puerto. La esencia de nuestro pueblo es la solidaridad, el trabajo en equipo, la suma de todos en busca de la justicia social.

Construir una visión del estado de Oaxaca a partir del conocimiento de sus regiones, distritos y municipios es una exigencia de los tiempos que corren. No hay lugar ya para improvisaciones o los rezagos pueden seguir acumulándose, pues romper esa inercia sería aún más farragoso.

Sin duda tenemos problemas. Problemas derivados de los rezagos acumulados y los que se acumulan día a día. Basta revisar el censo de población y vivienda del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) para el año 2020 para apreciar que el dinamismo poblacional de nuestro estado ha sido diferente al del país en el último medio siglo, pues la población de México se ha multiplicado por 2.6 y la de Oaxaca solamente se duplicó. Este hecho entraña fenómenos como el de la migración; es decir, la incapacidad de la región para ofrecer mejores oportunidades de vida a sus hijas e hijos.

Tenemos claro que el mayor reto que enfrentamos es el de la pobreza, que sigue colocando a nuestra tierra muy por encima del promedio nacional. La pobreza acarrea desigualdad, pero sobre todo, cancela el futuro de muchos de los nuestros, reduce nuestras legítimas aspiraciones y excluye a grandes grupos de oaxaqueñas y oaxaqueños de los beneficios del bienestar.

Es el momento de construir juntos un nuevo proyecto colectivo, que sea incluyente, progresista y equitativo. Busquemos en el entendimiento, puntos de encuentro, para abrir paso a una primera visión de Oaxaca, la de un Oaxaca unido en lo fundamental, como en su momento señaló como prioridad para el país, el jurista y político mexicano Mariano Otero.

Coincido, finalmente, en que si bien las cosas han cambiado, el atraso tiene muchos rostros y por ello: “Oaxaca necesita progresos concretos en la calidad de la enseñanza pública para activar mecanismos de movilidad social trabados, requiere una administración pública eficaz y transparente, y políticas contra la pobreza que no dejen inalterados los mecanismos de la impotencia colectiva… cosas simples infinitamente más complejas, y esenciales, que las iluminaciones ideológicas que no dejan semillas de acción colectiva y sólo dan nobleza ética a sucesivas derrotas”. (1) 

(1) Ugo Pipitone. “Modernidad Congelada: un estudio de Oaxaca, Kerala y Sicilia”. CIDE colección Investigación e Ideas. México 2013, pp. 119-120).

*

*

18 − nine =

Top