Observación ancestral de tiempo meteorológico

*¿Premoniciones o predicciones? ¿Realidad o creencia? ¿Usted qué sabe?

*Julio Salazar Falfan

Desde tiempos remotos, uno de los principales intereses del ser humano es saber cómo se comportará el tiempo meteorológico a largo plazo.

En la actualidad se cuenta con avances científicos que ayudan en la realización del pronóstico; sin embargo nuestros antepasados no contaban con la tecnología ni con los conocimientos de hoy en día y por ello se basaban en la vigilancia del cielo.

Con la ayuda de observaciones que ellos mismos efectuaban, nuestros antepasados trataban de hacer sus propias previsiones que eran utilizadas para programar ciertas actividades y un método en particular que aún persiste es el que se conoce como las “cabañuelas”.

El método de las cabañuelas, consiste en observar el tiempo durante el mes de enero para saber cómo estarán las condiciones del año. Así el día primero corresponde a enero, el dos a febrero y así sucesivamente hasta el día 12 que sería diciembre.

El vaticinio completo incluía la vigilancia a partir del día 13 (diciembre) en forma descendente hasta llegar al 24 con enero nuevamente.

Y del día 25 al 30 de enero de cada año, las observaciones serían cada 12 horas para cada mes. De las 0:00 a las 11:59 correspondería a enero y de las 12: 00 a las 23:59, a febrero y así sucesivamente. También es a la inversa.
Finalmente el día 31 sería tomado cada hora (00:00 h enero, 01:00 h febrero… 11:00 h diciembre, 12:00 h diciembre, 13:00 h noviembre, etc.). Por lo que, a partir de cada día ellos suponían como serían las condiciones atmosféricas para cada mes del año.

Los que utilizan regularmente esta técnica son personas de campo dedicadas a la agricultura, quienes con base en base en lo antes descrito, podrían decir qué meses del año serían los más propicios para sus cultivos. Sin embargo el método de las “cabañuelas” es criticado por meteorólogos e investigadores, debido a que carece de sustento científico porque la atmósfera se mantiene en constante cambio.

Es por ello que puede decirse que las cabañuelas no son más que tradición o costumbre, la cual se ha ido perdiendo con el paso de los años y que se recuerda sólo de momento durante el mes de enero.

*Licenciado en Ciencias Atmosféricas. Universidad Veracruzana

One Comment;

*

*

18 − 9 =

Top